El enfado, la rabia, la ira, la frustración, y todo lo que nos hace sentir mal, visto desde la astrología. Y que hacemos con ello ahora

En la carta natal, se pueden ver las relaciones planetarias que relacionan especialmente a nuestro niño/ niña interior con un aspecto de enfado y frustración. Tanto el Sol nuestro lado masculino como la Luna nuestro lado femenino, relacionado con Marte, Urano y Plutón suelen ser indicios que hay una energía que hay que trabajar para sacar a la luz todo eso que nos saca de quicio. De pequeños nos sentimos maltratados, no apreciados, y todos los no del mundo. Esto es tu realidad, tu percepción. Aunque vivieses en la mejor familia del mundo, tu impresión es otra.

Cuando de adultos lo gestionamos de forma creativa, trabajando y sanando esa área, el resultado que se consigue es espectacular, porque tu vida se llena de alegría.. Sin embargo si estamos en la culpa es de todos lo de fuera, familia, sistema, laboral, pareja, etc. Y seguimos así, en las siguientes etapas, adolescencia, madurez, sin hacernos cargo de la responsabilidad (no culpabilidad) pues no hay avance y el malestar es mayor cada vez. Nuestras vidas son un desastre.

 En la actualidad, podemos estar con relaciones planetarias que afectan en este momento, temporal, puede ser 1 o 2 años, o meses, y nos activen ese aérea de enfado, rabia, frustración, etc. Seguimos hablando de las personas que no se están dando cuenta de ello, y tiran las pelotas fuera de su campo, y cada vez se sienten peor.

Que pasa actualmente, con todo lo que ocurre en el mundo, 2 años con pandemia, seguimos con mascarillas, boca tapada, respirar mal, etc. Ahora la guerra,  la subida de precios. Todo un sistema mundial que activa y potencia esa rabia. Siempre hacia un foco claro, hay buenos y malos. Los malos los de fuera, los buenos nosotros. Ya podemos disparar todo nuestro odio, rabia, temor, miedo etc. Hacia el que hemos decido que es el Malo de la película. O sea hacia afuera. La mayoría de medios de comunicación, y ahora mucho más con los móviles, conectados todo el día, hacen que nos crezcan los enanos, 24 horas, todos los días de la semana, sin tregua, con malas noticias.

Alimentamos desde el ego: la envidia, el odio, el rencor, la competitivad,  etc. Y claro tenemos RAZON, en estar así de mal. Nos miramos nuestros ombligos continuamente.

Eso hace que el insconciente colectivo, se sume y se crea una nube toxica humana que nos contagia unos a otros.

Que hacer para mejor todo esto, y qué hacer con  nuestras vidas para que sean fructíferas y alegres?

Os cuento una anécdota. Muchas personas me dicen puedo ir a tu planeta?. Porque suelen verme equilibrada, armónica, contenta (no siempre lo consigo). Y claro que puedes venir a mi planeta, hay muchas personas en el, de entrada no es mío, es de todos los que quieren estar bien. Hay ciertas condiciones para entrar y es que dediques el tiempo que todos los que ya viven en allí dedicamos: vida saludable, alimentación, zona sin humos, hábitos saludables, meditaciones, música tranquila, no televisiones, protegernos de ciertas noticias, hay muy mal intencionadas. . No ver a los demás como buenos o malos,  si no como aprendizajes. Que hago delante de tal situación?, Como me responsabilizo de lo que hago, siento o pienso, sin culpabilizarme a mi o a otros. Y esto diariamente. Cuesta? Pues si y mucho, sin embargo es la única manera, y mucho más en la actualidad.  Dejar de estar  enfadados con el mundo. Vivir tu vida en modo presente. Lo que a ti te pasa, y como puedes mejorar. Ayudar a los demás desde el amor y la comprensión. No desde la culpabilidad. Dejar de estar con la cabeza pegada al móvil sin ver al que tienes al lado, ni lo que le pasa ni lo que siente. Y si se llama agradecimiento amor, compasión, comprensión, contigo primero, luego con el otro. Hagamos un mundo mejor empezando por nosotros mismos.

Nota.

Agradezco a todas las personas seguidoras de mi blog, y os recuerdo que estoy más activa en redes sociales, instagram y facebook